Libros de Autoayuda…¿Sirven?

libros-de-autoayuda-150x150.jpg.pagespeed.ce.mYHU3BfRLMLos libros de autoayuda siempre han sido mi tema pendiente. Me gusta leer casi cualquier cosa que cae en mis manos (ya os hablé incluso de mi afición a estudiarme las instrucciones), pero siempre que he intentado leer alguno he de confesar que he terminado abandonando.
Me suelen parecer aburridos y monótonos y, habitualmente, acabo cuestionando todos los consejos que el experto en la materia nos explica de un modo detallado y profesional.

Aun recuerdo cuando se publicó el libro El Secreto”,de Rhonda Byrne. Mi aprensión hacia este tipo de libros asumió los niveles más altos, al ver como la gente creía a pies juntillas en todo lo que su autora aconsejaba para triunfar en la vida. Y no solo eso, fue tal su éxito, que de cada cuatro personas podías encontrar tres que ya habían comprobado la verdad absoluta de esas directrices. Intente leerlo, no solo leerlo, intenté sentir esa especie de exaltación que diversos lectores me habían transmitido, pero todo fue en vano. “Todo se basa en nuestra actitud”, explicaban estos, si creías en ello fervientemente, el éxito llegaría solo. Así de sencillo.Así que al tercer capítulo y tras cuestionar cada una de sus afirmaciones, desistí.

Con el tiempo, y debido a mi trabajo, he leído algún libro de autoayuda enfocado al mundo empresarial  y, aunque los datos que dan son interesantes, sigo abandonando al tercer o cuarto capítulo. Incluso alguno tan ameno como el famoso : “¿Quien se ha llevado mi queso?” de Spencer Johnson acabó reposando en la estantería de mi despacho acumulando polvo  (siempre queda bien tenerlo a la vista cuando hay visitas…)
Hoy,por fin, puedo afirmar que he encontrado un libro de esta categoría que me ha interesado. Os explico: hace poco tiempo que me he aficionado a correr. La idea surgió casi como una apuesta entre amigas y os tengo que decir que no he sido nunca una gran deportista. Vamos, de esas que cada año se apunta al gimnasio pero, tal y como sucede con los libros de autoayuda, al tercer mes suelo aburrirme y abandonar.
Nos apuntamos a un grupo de running, conscientes de que si íbamos solas no daríamos ni un paso y el único ejercicio que haríamos sería mover la sin hueso. A la segunda clase, viendo como me avanzaban mis compañeros,frescos como una rosa, y como mi respiración hacía el mismo ruido que una locomotora de las antiguas , mientras mi corazón intentaba escapar de mi pecho a la velocidad de la luz, estuve a un tris de abandonar y sucumbir al maleficio de la tercera clase (como no). Pero entonces sucedió algo que me hizo cambiar de opinión. Una compañera me aconsejó un libro titulado “Mujeres que corren, escrito por la periodista Cristina Mitre. Tengo que confesar que lo abrí con desgana, esperando encontrar el habitual listado de consejos sobre alimentación, distancias y calorías que se deben ir consumiendo para conseguir ser una runner en potencia. Y cuál fue mi sorpresa cuando en la primera página leí el siguiente texto:
<<Uff, pero que horror. Me va a dar algo. No puedo más. A mí ¿Quién me manda correr?…¿Cuanto llevaré? Seguro que por lo menos 2 kilómetros. Madre mía, ¡pero si solo han pasado 5 minutos!…Nada en cuanto no me vean, doblo la esquina y vuelvo para mi casa. Andando, por supuesto. igual el resto del grupo no se da cuenta…>>
La autora no hacía mas que narrar como se sintió la primera vez que se calzó unas zapatillas y corrió junto a stock-illustration-26054154-running-woman un grupo de Running. Un sinfín de pensamientos igual de penosos y desesperantes que los que  pasaron por mi mente a toda velocidad durante la primera clase. Evidentemente, no todo el libro es así. En cuanto te introduces en él te da esos consejos tan necesarios sobre tiempos, calorías y todo aquello que va a hacer que seas una corredora propiamente dicha, pero aquellas primeras hojas fueron el motor que hizo que siguiera leyendo hasta el final y cambiara mi opinión sobre los libros de autoayuda ( o como yo prefiero llamarlos: “libros consejeros”), considerándolos, incluso, necesarios.
Así que aquí, públicamente, reconozco cuan equivocada estaba  y rectifico: Los libros de autoayuda pueden ser muy beneficiosos e interesantes, siempre que los leas en el momento justo en el que tienes esa necesidad en concreto que trata cada uno.

Así que prometo dar mas oportunidades a esa categoría de libros, eso sí, intentando escoger bien la temática y el momento.

Y, mientras sueño que algún día podré correr una maratón como consiguió la autora de este libro, os dejo esta #Historia Cotidiana nº3 que habla precisamente sobre Sueños que se nos escapan

Y en català pots llegir-la aquí: #Història Quotidiana n3

¡Espero que os guste!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s